martes, 23 de marzo de 2010

VICTORIAS LABORALES AL RITMO DE HENDEL.




Las sagradas escrituras de los judeo cristianos dice que Dios invento el trabajo como castigo por la desobediencia de la primera mujer y el primer hombre - alias Adan y Eva- y que después de gozar den todos los placeres carnales desenfrenadamente, ahora, los hombres les tenia que sudar hasta las nalgas para comer el pan de cada día, por mi desgracia y cruda realidad, esto aplica en mi actividad laboral, estresante, agobiante, extenuante, absorvente, y para colmo mis superiores son unos pendejos ignorantes que solo por que están bien agarrados de los picudazos del gabinete del gobernador del estado, tienen los puestazos, los sueldazos, las queridas, los carrazos, las mansiones y todo una constelación de prevendas que gozan indiscriminadamente del viciado erario estatal y federal, pero eso si, no saben ni donde chingados están sentados, y todo lo dejan a los subalternos que ganan pingues salario pero que trabajan como asnos para que los pinches parásitos paren el cuello y se lleven todo el triunfo.


Mi amistades me recomiendan: "... agradece voz verga que tenez trabajo, en estos tiempos de crisis cuanto coyolon no quisiera tener tu chamba...", efectivamente, tiene toda la razón esta sentencia. Después de trabajar en las explotadoras empresas transnacionales de super mercados, el sueldo y el horario aun con horas y días extras esta de lujo.

Responsable al 100% de un almacén de medicamentos que surte todo el estado de Chiapas, fui auditado por La Controlaría General del Estado - un órgano de gobierno que sirve pa´chingar a los jodidos trabajadores que sostiene la pirámide gubernamental y proteje a los funcionarios de alto nivel que depredan y roban a manos llenas los bienes de las instituciones publicas- en mi puesto, hay 7 personas consignadas legalmente por que dizque andaban robando el medicamento del almacén, por lo que al no haber un valiente quien se aventara el "paquetote" de responsabilidad del puesto, me lo ofrecieron a mi y me embarcaron con un sueldo de 5400 pesos quincenales- este sueldo no va pagar, las angustias, los enojos, los insomnios, la gastritis y canas verdes que me han hecho mella en mi persona y mi espíritu- después de andar corriendo de arriba abajo, trabajar jornadas agobiantes, noches de vela, andar cargando cajas y cajas de documentacion, y andar mendigando a mis "compañeros" de trabajo el apoyo para solventar las mentadas y famosas "observaciones" de la controlaría, el almacén que humildemente y heroicamente represento con otras 9 personas, salio limpio en su proceder y marca un hito en los anales burocráticos del instituto, en donde la tranza y las faltas de proviedad estaban al orden del día, me sentí muy contento de este logro laboral, que por primera y creo única vez, mis esfuerzos se vieron coronados con un triunfo, cuando leyeron el acta del dictamen ante los ineptos de mi jefes, me sentí muy aliviado, orgulloso de mi almacén y de mis compañeros de trabajo, mientras que mis relucientes jefes resultaron en un sin fin de deficiencias administrativas, lo cual evidencia su ineptitud y su falta de ganas y pericia para desarrollar sus actividades laborales, al salir de la sala de juntas y ver a los pendejos de mis jefes hecharse la culpa unos a otros sobre "quien tenia la culpa", me vino a la mente la canción de George Friderch Handel, de "Música para los Reales Fuegos de Artificio". mientras les leían la cartilla que si no se ponían truchas se los va cargar toda la chingada, agradecí al Dios Todo Poderoso por darme fuerzas y la templanza para haber sorteado la presión, dudo que el director general del instituto donde trabajo se quiera dar cuenta que esta rodeado de una bola de farsantes, por que el como los demás es un gran simulador.


Al llegar a mi casa ese día fui corriendo a mi fonoteca y puse el disco de Hendel, y mientras disfrutaba de una buena botella de vino, me regozijaba al recordar la cara de perplejos de mis jefes al echarse la culpa el uno al otro de quien era mas pendejo, que nada tiene que ver obviamente el fin de La guerra de sucesión Austriaca de 1740-48, finiquitado en el Tratado de Aquisgrán con mi logro laboral, pero que chingar, para mi fue como una gran victoria. salud.



No hay comentarios: