martes, 16 de agosto de 2011

SE ANUNCIA COMIDA CHINA SIN FINES DE LUCRO.





Nací y he vivido la mayor parte de mi vida en la capital del estado de Chiapas, a un que después de vivir practica mente cosa de 5 años y medio en San Cristóbal de Las Casas, empecé a tener adverción a Tuxtla Gutiérrez, y la gente que la habita hoy me produce un sentimiento de empatía y repulsión, el tuxtleco se ha convertido en el clásico habitante de una ciudad moderna que ostenta el grado de capital de una entidad: agresiva, soberbia, pomposa, sucia y analfabeta funcional.




Temo constante mente volverme uno de estos entes que habitan esta ciudad ruidosa, ajetreada y contaminada en todos los sentidos - sin contar el puto calor - siempre trato de estar los menos que me sea posible en esta "ciudad" del tercer mundo. Es bien sabido que mi espiritualismo individual esta en franca lucha contra este colectivismo e igualitarismo de cosmo visiones burocráticas gubernamentales - querer entrar a trabajar en el gobierno para robar y trazar para hacerme "rico" y de "respeto" a costa del erario publico - y de la actitud contaminante del consumismo al crearme una necesidad sintomática de ir a sus plazas comerciales los fines de semana - a creerce un figurín de televisión para vivir "el paraíso terrenal" Yanky, el "American big spender way life - por desgracia me ata el empleo y las oportunidades de desarrollo que me genera la ciudad.




Cada que puedo, huyó de ella, me abstraigo de ella, busco paisajes y climas mas benignos para mi Psique, espíritu, y mi salud física . Luchare hasta el fin de mis días para irme a vivir en cualquier lugar de clima templado o frió con poca gente y de naturaleza pura y apasible, en donde lo que me rodea se motivo de meditación y equilibrio espiritual y no de estress y desesperación. Ahora me encuentro cosa de dos meses en la localidad de Ocozocoautla, un apacible pueblo a no mas de 30 km de la capital, en donde por causas ajenas a mi mortalidad me encuentro de vacaciones, aprovecho la ocasión para ayudar a mi Madre en su recuperación por una operación de una pierna, y viajo a la capital solo cuando tengo que llevar al medico a mi madre y a mi abuela, en uno de esos viajes me percate que "mi querido" Tuxtla esta invadido o hay un "Bum" de restaurares de comida china - que deveria llamarles mas bien de comida cantonesa - el arte culinario de la gran china esta dentro de mis tres favoritos, después de la mexicana y la italiana, tuve la oportunidad de comer en un restaurante de comida rápida de comida cantonesa llamada Panda Express - un tipo de Mc Donald´s chino para mas señas - la comida me resulto facinante y la atención de lujo, vi con benevolencia que este tipo de empresas estén en mi estado por que harán a muchos restaurantes locales ponerse las pilas y desempolvarse en sus actitudes mediocres y cambien su atención al cliente, así como sus elevados precios; vi en Panda Express una diversidad mas en el bolsillo para la gente común, y que a diferencia de Mc Donald´s, su comida es sabrosa y nutritiva, y no chatarra, desabrida con sabor a plástico. Otra cosa que me gusto es que literal mente el personal se deshace en atenciones, es amable y calificado, y no como los dependientes de los restaurantes locales de comida rápida como La Torta Vaquera o San Marcos Antojítos que con su cara de huele mierda, estan aplastadotes rezando por no quererte atender cuando los vas a buscar que hay para comer y estos chinos casi falta nada mas que te cargan en un palaquin para que vayas a su restaurante.



Y no es que Tuxtla Gutiérrez no tenga buenos restauranes de comida china, al contrario son de muy buena calidad y de servicio excelente, pero extremada mente caros e inaccesibles para el trabajador común, a un que hay expendios de comida china barata, su calidad es ínfima y al ser hechos de forma "agranel" con ingredientes baratos, el sabor es de la chingada. Recuerdo los primeros restaurantes de comida china en Tuxtla de mi infancia, el China´s Girl, La Muralla China, El China´s Town de Don Wai Mei Chui o el prestigioso restaurante Hong Kong de Don Jorge Wong, todos ellos de tradición en el arte culinario cantones, pero es un lujo ir a ellos , en especial el Hong Kong que modestia sea aparte siempre que tengo mi paguita o mejor me invitan acudo a el. Dios bendiga el libre mercado por permitir esta competencia sana en cuanto a la comida se refiere, quizá ahora con estos restaurantes chinos, Tuxtla ya no me paresca tan tediosa.



Sale pues mis queridos Cibernautas, hay luego nos hechamos otro uno...

No hay comentarios: