jueves, 7 de mayo de 2009

UN DIA SERE GALLINA Y ME CHUPARAN LOS HUEVOS.


Fueron 3 años y medio de andar trabajando y sorteando muchas visititudes para ganar un pan decentemente, fue a finales de enero de 2006 que me vi en la cruel realidad de millones de ciudadanos proletarios de trabajar en la iniciativa privada y ser explotado hasta el artazgo y sufrir muchas vejaciones morales por parte de clientes a quienes tenia la obligacion de servir, por fin tengo la oportunidad de volver a trabajar en el área gubernamental con un copioso salario, que equivale en 1 quincena a 6 quincenas de la iniciativa privada, quizá pueda parecer petulante mi actitud pero me siento feliz por este nuevo empleo y pido a DIOS todo poderoso que me de sabiduría y constancia para esta nueva experiencia laboral, no desdeño mis las labores anteriores, las cuales me enseñaron mucho sobre la naturaleza humana y la vileza del trato humano hacia su semejantes, basando la humillación en el poder y status que auspicia el dinero. Nunca me voy a olvidar de mis auténticos camaradas que conocí en las diferentes empresas de super mercados que labore, los cuales son ejemplos fiables de la palabra lealtad- como decimos aquí en México, ser leña y a toda madre-, quiero también recordar de manera especial, a todos aquellos entes malignos y ojetes que trataron de humillarme y hacer gárgaras de excremento al hablar de mi persona a mis espaldas, yo se que son tan mediocres y la envidia les carcome el culo, perdon, el alma, y que sois tan limitados física, mental y espiritualmente, que necesitáis hablar de los demás para poder rejurjitar todo el veneno que lastimosamente y evidentemente portáis, a todos aquellos que engrosan a ese legión de estúpidos antes mencionados, ponganse sus zapatillas de valet y haganme el honor y el favor irse mucho a chingar a su madre, con todo mi amor y afecto sincero. A todos aquellos que nunca claudicaron en las expectativas y en su amistad hacia mi persona, les estoy eternamente agradecidos por sus palabras de aliento y fe, no soy nada sin vuestra noble y leal amistad, bendito sea DIOS por darme amigos entrañables como vosotros, gracias valedores(a) y cuates y cuatachas a todo mecate. Bueno les deseo que estén muy bien de salud y en compañía de sus seres queridos, como decimos por aquí "hay luego nos hechamos otro uno", y aqui les dejo esta impactante escena de la película de Ben-Hur.

No hay comentarios: